Hogar Cáncer Síntomas del cáncer vulvar

Síntomas del cáncer vulvar

por aajam Singh

El cáncer de vulva generalmente se informa como un crecimiento maligno en el lado externo de la vulva, un órgano genital de las mujeres. La vulva es anatómicamente la capa de piel que rodea la vagina, la uretra, los labios y el clítoris. Con frecuencia, el cáncer de vulva implica bultos y dolor en la vulva que puede provocar picazón o molestias. Las mujeres mayores tienen un riesgo mucho mayor de desarrollar cáncer vulvar; Sin embargo, este cáncer es independiente del factor de edad.

Síntomas del cáncer vulvar

La mayoría de las mujeres que desarrollan cáncer vulvar no experimentan síntomas específicos; sin embargo, con frecuencia pueden informar picazón o irritación continuas en la región vulvar, que a menudo se asocia con la aparición de parches gruesos de piel en comparación con la piel circundante.

A continuación se presentan algunos síntomas que las mujeres con cáncer invasivo de la vulva pueden experimentar:

  • Una protuberancia que es de color blanco o rosa con una superficie en forma de verruga o cruda
  • Un área blanca rugosa
  • Picazón continua
  • Sensación de ardor y dolor al orinar
  • Secreción y sangrado no relacionados con períodos
  • Úlcera o llaga abierta que dura más de un mes.

Las mujeres con etapas avanzadas de cáncer de vulva pueden observar un crecimiento similar a una verruga genital.

Nota: Busque ayuda médica inmediata si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor
  • Comezón
  • Ardiente
  • Sangrado anormal

Causas y factores de riesgo del cáncer de vulva

La causa exacta del cáncer de vulva sigue siendo desconocida, sin embargo, generalmente el evento fisiopatológico primario responsable de la formación de tumores es la mutación en el ADN que conduce a una división anormalmente rápida de las células y una mayor vida útil del tejido tumoral. En casos de larga evolución o mal manejo, las células tumorales pueden invadir el tejido normal circundante para causar síntomas perturbadores.

A continuación se enumeran los factores de riesgo asociados con el cáncer de vulva:

  • Edad: las mujeres posmenopáusicas tienen un riesgo mucho mayor en comparación con las mujeres en el grupo de edad reproductiva, sin embargo, los casos llevados a la práctica clínica en mujeres jóvenes aumentan.
  • Infecciones de transmisión sexual
  • Tener múltiples parejas sexuales también puede ponerlo en riesgo
  • No tener hijos aún puede ser otro factor de riesgo que contribuye
  • Picazón severa en la vulva
  • Tener verrugas en el área genital.
  • Antecedentes personales o familiares positivos de neoplasia intraepitelial vulvar.
  • De fumar
  • Esclerosis de liquen

Diagnóstico de cáncer de vulva

A continuación se enumeran algunos métodos de diagnóstico que se emplean comúnmente para el cáncer de vulva:

  • Recolección del historial médico del paciente.
  • Realizar un examen físico
  • Uso del colposcopio para observar la vulva y las lesiones presentes en ella.
  • Uso de bisturí para tomar una biopsia del bulto presente en la vulva
  • Biopsia por punción
  • Extracción de algunos tejidos mientras el paciente recibe un agente anestésico.

Tratamientos del cáncer de vulva

1. Cirugía

El tratamiento más popular y efectivo para el cáncer de vulva es la cirugía. La naturaleza del procedimiento quirúrgico depende de la posición y el tamaño del cáncer. Los cánceres pequeños son mucho más fáciles de eliminar. Los proveedores de atención médica utilizan enfoques quirúrgicos complejos para extirpar cánceres grandes, como la vulvectomía, es decir, solo se extirpan algunas partes del tejido vulvar normal además de la parte cancerosa. Sin embargo, una vulvectomía radical implica la extirpación de toda la vulva junto con el clítoris y los labios. Los colgajos de piel o los injertos de piel son obligatorios si se extrae mucha piel durante la cirugía. Con frecuencia, la cirugía se realiza con el objetivo de lograr resultados óptimos con muy poca cicatrización. Discuta las opciones quirúrgicas con su médico.

2. Radioterapia

Implica exponer la masa tumoral a rayos de alta energía (como rayos X) para destruir las células cancerosas. La radioterapia generalmente se realiza con la ayuda de dispositivos / máquinas altamente calculados que están diseñados para emitir rayos en las ubicaciones precisas del cuerpo (asegurando así el tejido normal del daño mediado por la radiación). Esta terapia también se emplea para reducir el tamaño de los cánceres vulvares de gran tamaño para que la cirugía sea más efectiva y fácil. También se usa una combinación de radioterapia y quimioterapia para hacer que las células cancerosas sean más propensas a la destrucción.

3. quimioterapia

La quimioterapia se compone de medicamentos que se administran por vía oral o parenteral. Sin embargo, en el caso de mujeres con estadios avanzados de cáncer vulvar, la quimioterapia puede no ser un tratamiento efectivo.

4. Seguimiento

Una vez que haya terminado con el tratamiento del cáncer de vulva, su médico puede llamarlo para realizar seguimientos de vez en cuando para detectar cualquier recurrencia del cáncer. La mayoría de los médicos prefieren un seguimiento de 2 a 4 veces al año.

Viviendo Con Cáncer Vulvar

1. Conoce tu cáncer

Debe saber todo sobre su cáncer. Conozca con firmeza los síntomas, las causas y el protocolo de tratamiento requerido para su afección. Sea bien reconocido para que no sea difícil hacer preguntas a su proveedor de atención médica.

2. Encuentra a alguien con quien hablar

No es necesario decir que una paciente con cáncer de vulva requiere mucha orientación, amor y apoyo de las personas que la rodean. No dude en compartir sus pensamientos y sentimientos con personas de su confianza, puede ser su familia, asesores espirituales, terapeutas, amigos u otros. sobrevivientes de cáncer Hay una serie de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que sirven como plataformas para conectar a pacientes con cáncer, sobrevivientes y voluntarios, como la Red de Sobrevivientes de Cáncer de la Sociedad Americana del Cáncer, la Red de Cáncer de Mujeres y la Sociedad Americana del Cáncer, además de foros en línea.

3. No tengas miedo de la intimidad física

Los cambios o enfermedades que involucran un área genital pueden afectar su confianza y deseo de tener contacto sexual, pero no permita que sus sentimientos afecten sus necesidades naturales. Si necesita tiempo o apoyo, hable con su pareja o con un terapeuta para obtener más información sobre cómo afrontarlo. También debe recordar que la sexualidad se puede expresar en varios medios, como tocar, acariciar, abrazar, etc.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario